jueves, 1 de diciembre de 2016

SOLILOQUIO DE INFIERNO.

Una mañana más frente a ese campo de batalla que es la vida, dos pasos y uno de tantos silencios necesarios. Un arbusto coqueteando con una palmera desnuda sobre un mar de asfalto en mal estado. Sombras furtivas con prisas por llegar a un lugar al que no merece la pena llegar, el claxon de un coche ante mí, otro conductor con derecho al atropello con o sin licencia. Qué saben ellos de mi silencio ensimismado. Que saben de mi realidad. Fueron esos mismos, con distinta cara y circunstancias los que me llevaron hacia el monte, ese monte pelado plagado de cruces en las que ellos sin saberlo también cuelgan.

Tantas muecas hipócritas fingiendo ante mi lucha, tantas sonrisas condescendientes enmascarando un no me importa pero disfruto. Tantas piedras y salivazos sobre el rostro en el camino que te endurece, y por fin hoy comprendes demasiado tarde que dejaste de importarme desde el instante en que comprendí que jamás te importé. Miro mis viejas sandalias, gastadas por la dureza del claustro y sus habitantes. Tal vez si hubieses usado menos discursos prefabricados para intentar convencerme con palabras de aquello que desmentían tus acciones, para dedicar algo de tiempo a comprenderme no estaríamos enfrentados.

Te duelen mis palabras lo sé, te duelen tanto como me dolieron tus silencios fingidos y hoy por fin te devuelvo cada silencio, cada piedra, cada salivazo, cada indiferencia. Te devuelvo la fe que me quitaste al ensombrecer su realidad con tu auto complacencia libre de toda crítica, y tu paja en ojo ajeno, te devuelvo también tus golpes en la otra mejilla. Pero no es venganza devolver lo que otros te ofrecieron, no es venganza devolver aquello que no quieres conservar. También devuelvo los malos recuerdos al olvido que siempre pertenecieron y devuelvo las ofensas a sus ofensores, porque no quiero conservar lo malo que otros me dieron.


Yo lo llamo desapego con desgana, esa misma desgana que siempre practicaste para conmigo. Es cierto, conseguiste crucificarme y lo hiciste sin saber que cada clavo sobre mi carne sedienta de respuestas era también un clavo sobre la tuya, muerta mucho antes de lograses asesinarme. Que al matarme también morías tú. No podías saber que al matar a un hombre bueno matas lo bueno que hay en ti. Y hoy por fin estamos todos muertos sin derecho a descansar en paz 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Acción de gracias


Doy gracias por la libertad que no tengo
Doy gracias por la fe que me quitaron
Doy gracias por el pensamiento único
y la ley no escrita que me obliga a avergonzarme
por querer ser mejor de lo que soy:
Mejor en lo que hago
Mejor en lo que gano
Mejor en lo que pienso
Mejor en lo que espero
Mejor en lo que aguanto
Mejor en lo que defiendo
Doy gracias por la mordaza y las cadenas
Doy gracias por la condición de esclavo memocrático
Doy gracias por la condición mediocre del igualitarismo
que nos somete bajo su yugo.
Pero sobre todas las cosas doy gracias por el despertar
No me arranques los pétalos de mi libertad
no quiero marchitar sobre tu tallo cubierto de espinas.
No quiero enmudecer ante tu puño amenazante
No soy un paria de la tierra ni pienso serlo nunca
No quiero llenar tu mesa con el fruto de mi trabajo
No quiero arrodillarme ante estatuas o convidados de piedra
Mi mente es libre, luego soy libre, y doy gracias.

Soneto a la buena muerte


Yo no sé si espero más de la vida
o de la muerte que me aguarda en vela.
Gasté la suerte que el mortal anhela
y el descanso que al morir convida.

Me fui despidiendo de todo sin ira,
olvidé  mis olvidos, calmé mis enojos
domestiqué mis pasiones y arrojos
me aferré al perdón, abrace la lira.

Y si Dios perdona a quien le olvida,
que perdone los olvidos temerarios 
y tal vez muriendo de aquella suerte,

yo perdone la muerte que me brinda,
Él perdone la vida y sus agravios, 
y poder morir los dos plácidamente. 

Jesús De Castro.

martes, 22 de noviembre de 2016

VOY A SER UNA ESTRELLA DEL ROCK.

Una página en blanco más, y nada que escribir en ella a no ser que utilice la estrategia de llenarla de palabras incoherentes para plasmar pensamientos sin sentido alguno, más allá de despertar la polémica y  el interés de los seguidores de la corriente neo moderna “dehelarte” que en el fondo siempre fue morirte de frío. Porque frío es como me deja la tentación de llenar esta página en blanco por puro aburrimiento y nada real que decir en ella.

Podría comenzar por escribir un encabezado provocador, por ejemplo: Me desperté con la cabeza vacía por la sangre que se me agolpa en la erección bajo mis bóxer por culpa de la sequía sexual que padezco desde hace dos noches, no me va a quedar otro remedio que cascármela para devolver el riego a las cumbres borrascosas del martillo pilón y resacoso de mi cabeza, más llena de vapores etílicos que de pensamientos. ¡Joder, como me duele la cabeza! eso es lo malo de consumir Keroxeno en exceso.

Que putada, como se me pudo ocurrir despreciar a la evangelizadora del púlpito de José Cuervo que inflamada por el último sermón con sal y limón y la escasez de originalidad, me ofreció la invitación explicita de “Manolo cómeme el coño” con el aplauso amanuense de la nueva intelectualidad progresista y que desprovista de su armadura habitual (o sea, sus bragas) y el lógico cartel de aparcamiento subvencionado por el gobierno autonómico canario mostraba la pelambrera cutre de su falta de talento entre las piernas. No es que hubiese mucho que comer allí, salvo tal vez cualquier enfermedad venérea. Pero coño, un coño es un coño a falta de algo mejor que llevarse a la cama.

En fin, lo dicho. Que complicado es intentar escribir algo cuando no se tiene nada bueno que escribir. Mejor lo dejo aquí, no sea que  cualquier mecenas del “neo modernismo helartístico” tenga la mala ocurrencia de leerme y me concedan una subvención y una hora completa para hacer el ridículo subido a cualquier escenario cutre acompañado por el plauso de un público más cutre que yo.   

Casi mejor me hago una estrella del Rock que tengo más posibilidades de conseguir un premio nobel de cualquier cosa. 


lunes, 14 de noviembre de 2016

ELGATOROJO

Tras caer el muro de Berlín sus Arquitectos entendieron la necesidad de construir un nuevo muro, un muro invisible y escalofriante, un muro con cadenas de opinión que poco a poco reemplazase la verdad y la lógica para seguir extendiendo por el mundo “sus tesis”. Entendieron también que las torturas y muertes deberían ser reemplazadas por la adquisición de voluntades mediante el soborno económico. Y fue así como los enemigos del capitalismo utilizaron el capitalismo para seguir ostentando un poder casi absoluto en la primera premisa de Satanás: “la mejor arma del demonio contra el mundo es la de convencer al mundo de que no existe”.

La negación y ocultación de hechos históricos, el disfraz de héroes para sus viejos asesinos, la falacia y demagogia argumentativa, la manipulación de las realidades y la agitación de masas siguió adelante bajo una nueva forma: “La democracia conceptual cambiante”.

Así casi sin saberlo comenzó la táctica Lampedusiana: “Todo debe cambiar para que todo siga igual” disfrazados sus viejos argumentos con nuevas caras y lobbies de presión mediática el pulpo comenzó a extender nuevamente sus tentáculos a la sombra de 1968, y al grito de ¡Prohibido prohibir! comenzaron de nuevo a prohibirnos la vida y la libertad.
Aunque vivimos cronológicamente en el año 2016 la realidad es que llevamos décadas sobreviviendo al año 1984 Orweliano.

jueves, 10 de noviembre de 2016

LIBERTAD SIN IRA

Ayer Alemania celebró el 27 aniversario de la caída del muro de Berlín, un muro construido para evitar la fuga y convertir una parte de la ciudad en un inmenso campo de concentración, un gueto no muy distinto de los que Hitler construyo en Varsovia. Un inmenso muro destinado a hacinar seres humanos sometidos por el miedo, el hambre, la tortura y el asesinato.

Hoy se cumple el 80 aniversario de la masacre de Paracuellos, ocurrida entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936 con el resultante de 8.354 asesinatos, de los cuales 1000 fueron fusilados en un solo día (7 de noviembre), sin más delito que no ser afectos al régimen comunista imperante en la segunda republica. Una larga lista de persecuciones asesinatos entre los que debemos contar el genocidio religioso de 8. 622 seres humanos por su fe. El mayor genocidio religioso cometido tras Nerón y Domiciano el loco en la antigua Roma.

Ayer, los herederos ideológicos (y sus juventudes Twiterianas entre otros) de la democracia comunista de los MÁS de 100 MILLONES de muertos, de las chekas, del gulag, de la revolución cultural china, del año cero de Pol Pot, de los fusilamientos masivos en cuba y de mil atrocidades más sobre las que prefiero no extenderme volvieron a la carga tras el resultado electoral en Estados Unidos.

Parece que nuestros amigos no suman la cantidad deseada en Millones de muertos (siendo el suyo el mayor genocidio conocido en la historia de la humanidad), supongo que les parecen cortas las cifras de 45 MILLONES de muertos en China, el genocidio de 2 MILLONES de seres humanos (en una población de 6000 millones) en Camboya, los 62 MILLONES de seres humanos masacrados entre 1917 y 1987 en la antigua Unión Soviética, en Yugoeslavia la cifra fue de 1.100. 000. Podría seguir sumando Cuba, Venezuela, Yemen del Sur, Rumanía, Mozambique, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Laos, Corea del Norte, Angola, Bulgaria y muchos otros países y lista de asesinatos en nombre de la hoz y el martillo, en nombre de la maldita internacional que a día de hoy se sigue cantando impunemente, como quien canta una tonadilla alegre de primavera.


Supongo que lo que intento decir, es que ver a un comunista dando lecciones de democracia y libertad sería lo más parecido a ver a su difunto primo hermano ideológico Adolfo Hitler dando lecciones sobre derechos humanos. 
Lecciones las justas. 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

“El sabio siempre puede cambiar de opinión, el necio nunca”. Kant

“El sabio siempre puede cambiar de opinión, el necio nunca”. Kant

Si algo me molesta especialmente, es la moralina de lo políticamente correcto que básicamente se limita a prohibir sobre todas las cosas y perseguir con saña el pensamiento disidente.  Así nos vemos inmersos en una sociedad llena de contradicciones y “dogmas de fe política” no muy distintos a los “dogmas de fe religiosa.” Es decir:  verdades absolutas, definitivas, inmutables, infalibles, irrevocables, incuestionables y absolutamente seguras sobre las cuales no puede flotar ninguna duda.  
En base a ese mantra la censura es un perfecto engranaje que cuenta con la complicidad de la propia ciudadanía, presta a castigar o denunciar al pobre infeliz que se atreva a cuestionar esos dogmas o cometa el grave delito de manifestar una opinión distinta a la canonizada por “los santos padres progresistas de la democracia en su Láudate  prohibetur” siempre adaptado a las  nuevas necesidades. En ocasiones tienen incluso “tropas de elite” dispuestas a montar un escrache en nombre de la “libertad de expresión bien entendida.” Ese escrache puede y debe incluir “violencia democrática y justificada, siempre justificada”.

Todos los dogmas necesitan de una religión para evangelizar y una inquisición para perseguir a los herejes. De esta guisa vivimos anegados en una zona pantanosa que limita nuestra libertad en base al pilar central de los nuevos dogmas: “Los políticos y sus partidos están para concedernos derechos y libertades” “solo es democracia si es de izquierdas” y cuanto más a la izquierda más democracia, obviando claramente la cifra de más de 100 millones de muertos caídos del lado izquierdo del mundo, seguramente por fascistas.


 “Cuánto más corrupto es el estado, más leyes tiene.”
 Tácito

La misión de los políticos es la de garantizar la defensa de nuestros derechos y libertades fundamentales, recogidos tanto en la constitución propia a cada país como en la declaración universal de derechos humanos. Y eso se consigue aplicando las leyes vigentes, no inventando un conglomerado de pseudo leyes encaminadas a desvirtuar el estado de derecho y moldearlo a la conveniencia de sus intereses.  
El resultado de la dejadez de funciones en busca del voto perdido es el caos. Sir Winston Churchill afirmaba que “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones".

Deberíamos comenzar a reflexionar seriamente amigos porque claramente nuestra sociedad involuciona y no al contrario 

viernes, 21 de octubre de 2016

LA ORDEN DE LOS ORATES.

Cuenta la leyenda que un boca chanclas de barrio, sin oficio pero con ganas de obtener beneficio,  cansado de extender rumores y opiniones infundadas por las calles se retiró al desierto de los lerdos a buscarse a sí mismo. Durante más de cuarenta días vagó por las dunas de telecirco absorbiendo toda la sabiduría concentrada en “Gran hermano”  “Salvados” “sálvame de lux” y otros espacios filosófico urbanos parecidos.

Viéndose preparado para proclamarse mesías indiscutible y zaratustra universal, rogó al “santo Cristo del kalimocho” que le fortaleciese y concediera iluminación profética. El Santo Cristo apiadado por su sufrimiento decidió probar su fe, enviando algunos de sus profetas. En primer lugar le envió  a “Willy Tolerdo” el oráculo de la incontinencia fecal, y nuestro querido boca chanclas tuvo su primera revelación. Fortalecido por esa revelación siguió caminando hasta su siguiente encuentro con el oráculo del “Gran Wyoming” que a pesar de parecerlo no se encuentra en Estados Unidos  (aunque le gustaría). Fortalecido con esa segunda revelación y viéndole preparado el “santo Cristo del kalimocho”   para la sabiduría total, puso en su camino al oráculo de los oráculos, al Gran Dragón de la intelectualidad, al tentador entre tentadores… “El Oráculo de la Tuerka,” que se le apareció con brillante armadura roja y larga coleta de sedoso cabello bastante graso.

¡Estás preparado! le dijo el “Oráculo de la Tuerka” has sabido vaciar por completo tu mente. Yo te concedo la heráldica de la hoz, el martillo, el perro y la flauta. Con esas armas y otras que te serán concedidas presentaras la batalla entre el bien y el mal. Ya no eres un boca chanclas de barrio sin más, ahora tienes nombre propio en nuestra sagrada orden morada de los orates. De hoy en adelante serás conocido como Juan Lanas Borrego, protector del turbante, el hacha, la serpiente y azote de las hordas fascistas.

Al volver a su antiguo hogar de okupación Juan Lanas Borrego se encontró con el último regalo del Gran Oráculo: Un ordenador portátil con conexión a internet de banda ancha  y cuentas abiertas en todas las redes sociales.

sábado, 24 de septiembre de 2016

SODOMÍA EN VERSO.


“Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse”.

Gabriel Celaya.



Deje de escribir poesía cuando mis versos

abrazaron el sofismo en busca de percha

en la que colgar mi chaqueta prestada.

Mis estrofas son un eco desde entonces.

Me acuesto con dolor de sodomía cotidiana,

pero tengo tantos seguidores que no importa.

El esfínter dilatado iguala la geografía de mi sonrisa

¡Mirad como aplaudo al Rey rojo de turno

con mis manitas republicanas!

y rezo rosarios beatos al “Cristo de la Hoz y el Martini”

mientras comulgo con ruedas de molino.

Ya no soy poeta, si no bufón

al servicio de la corte y sus recompensas.

Poesía del pueblo y para el pueblo, pero sin el pueblo.

Mi voz pagada me sirve a mí,

pero yo he dejado de servir a la poesía.

lunes, 19 de septiembre de 2016

EL RUGIR DE LA TIERRA.

La tierra estalló de repente con un rugido de ira contenida por miles de años de explotación humana sobre su superficie. La ciudad porteña de Coquimbo pareció estallar en mil pedazos en menos de tres minutos, seguidos por dos minutos posteriores de menor intensidad. La pachamama dio a luz gemelos de 8:58 y 8:48 en la escala Richter con apenas un minuto de diferencia. Todo era confusión en aquellos 5 minutos. El tiempo necesario para fumar un cigarrillo fue en ese instante el tiempo suficiente para morir o sobrevivir. Edificios, árboles, grúas, automóviles pintaban el paisaje en el lienzo de un macabro baile de destrucción con la banda sonora de gritos y alarmas de emergencia. El suelo abriéndose bajo los pies en diversos puntos de la ciudad semejaba a unas fauces de tierra con hambre devoradora. Los ciudadanos intentaban organizarse para   ponerse a salvo en los puntos señalados, con la mochila de supervivencia recomendada para esos casos, y cuando aún apenas estaban repuestos del terremoto el océano contesto a la tierra con un rugido acuático y el cielo se tiño de agua. Un fuerte olor a mar y un ruido ensordecedor fue el aviso de llegada del primer tren de olas devastadoras que apagaron con su furor el ambiente festivo y el olor a asado de fiestas patrias.


Un primer tren de muerte con olas de 5 metros sacó su lengua sobre la tierra, como saboreando con lento placer la sangre y destrucción que llevarían a su paladar los siguientes trenes de olas de entre 8 y 12 metros. La noche se volvió más oscura en presencia de la muerte rondando por sus horas, la angustia de personas buscando a sus seres queridos separados violentamente por brazos de espuma y roca. Atrapados tal vez por el espinoso alambre de los escombros de edificios destruidos y barcos de pesca que elevados del mar por lo bíceps del agua acabaron estrellados en lo poco que quedaba del asfalto urbano. Un pequeño de apenas 2 años fue arrebatado del pecho materno por los brazos acuáticos de la furia de los elementos para ser encontrado días más tarde despedazado entre los escombros. El armazón de una barca de pesca junto con el cadáver de su dueño extendido entre los restos terminó aparcado en la zona azul del centro de la ciudad, un vagabundo ebrio de alcohol y confusión deambulaba como un fantasma por el esperpéntico paisaje, un taxi colectivo amaneció sobre la copa de una palmera y el esqueleto de la antigua biblioteca se alzaba sobre el desastre con todos sus libros amputados en el interior.

Las orillas de lo que antaño fue una playa entre la zona de Baquedano y la avenida del mar semejaban un cementerio de arte abstracto con pinceladas de tierra de nadie tras una dura batalla entre sus antaño confortantes arenas alfombradas y la fuerza del agua desatada  en una catástrofe natural sin precedentes desde casi cien años atrás. Cangrejos confusos, gaviotas asustadas y leones marinos conjuntaban un triste coro con sabor a réquiem acompañados por la música orquestal de los motores de los bulldozers de la armada chilena, los camiones y excavadoras civiles.

En las calles hierros retorcidos y oxidados, agua y barro bajo los escombros de lo que antaño fueron negocios y hogares felices. Antenas de televisión emergiendo de entre los restos como brazos amputados de algo que ya no existe. Personas sin hogar y con el alma en pedazos enjugaban el llanto de sus pérdidas entre los brazos de los voluntarios civiles desplegados en la zona para ayudar, y en medio de esa devastación un español se sintió más chileno que nunca con el barro cubriéndole las rodillas, una pala en la mano, la espalda rota por 8 horas de trabajo y el alma despedazada por tanta destrucción.
Los mástiles de las banderas patrias, quebrados por el furor de los elementos, fueron el preludio de las que a la mañana siguiente ondeaban a media asta en todo el país en memoria de las víctimas y devastación causada en la región. Una referencia en varios periódicos y noticiarios internacionales no da para comprender lo que significa realmente vivir aquellos momentos en primera persona, sabiendo que tal vez en cualquier instante de esa noche interminable tienes una cita con la muerte.

En memoria de las víctimas del terremoto y tsunami acontecidos en la región de Coquimbo  en septiembre del 2015. Algo que jamás podre olvidar